adoptivanet.info

adopción | para principiantes

volver a la página de inicio :: adoptivanet.info

La luna de miel


En los primeros momentos de la adopción y la llegada a casa se produce una situación como de idilio, tanto por parte de los padres como de los hijos, de la misma forma que una madre biológica descubre a su bebé después del parto. Es la etapa conocida como luna de miel de la adopción.


La principal característica de esta fase es que el menor aparentemente está totalmente adaptado, y esa es la palabra de utilizan los padres que se relajan y empiezan a pensar que todo es muy sencillo y que es mucho más fácil de lo que pensaban.


Las muestras afectivas que realiza el menor a sus nuevos padres en esta fase son constantes, para poder corroborar que es querido y aceptado por la nueva familia, enseguida los llama mamá o papá, no habla de los recuerdos de su vida anterior, como si no hubiera existido. Puede querer cambiar rápidamente de apellido o de nombre para asimilarse lo más posible sus nuevos padres y lo que le ofrecen.


adopción - la luna de miel


Para el niño o niña adoptado es una necesidad ser el único objeto de atención de los padres. El nuevo miembro de la familia lo invade todo, lo ocupa todo, los espacios, los objetos y también todos los momentos, los hábitos, el funcionamiento cotidiano, la comunicación, y el lenguaje de los nuevos padres.


En el caso en el que el niño adoptado sea mayor, la espera hasta conocer a sus padres adoptivos le habrá provocado cierta incertidumbre, y conocerlos le provoca un enorme consuelo. Esto ocurre tanto en el niño o niña como en los padres que han estado esperando durante mucho tiempo a su hijo o hija.


Algunos niños y niñas que han permanecido mucho tiempo en instituciones, o que han vivido en diferentes hogares de acogida o han sido víctimas de malos tratos o abusos pueden tener mayor dificultad para entablar nuevas relaciones afectivas.


A veces resulta difícil asimilar los cambios que se producen en nuestra vida y compatibilizar las demandas del niño o niña con el funcionamiento más o menos habitual de la familia. Hay que tener en cuenta que este periodo puede ser duro para los hermanos y hermanas ya que el niño o niña adoptado reivindica ser el único de la familia y el centro de atención.


Puede ser dificil también para el padre y la madre adoptivos adaptarse a la nueva situación. Si no tenían hijos antes deberán adaptarse a los cambios que significa tener una criatura de la cual se es responsable y que requiere su tiempo y su espacio, a la pérdida de la intimidad, a la perdida del espacio y el tiempo dedicado a la pareja... convertirse en padres y madres que es algo que lleva un tiempo y que no se consigue solo con el deseo de serlo. En las parejas pueden producirse situaciones difíciles si el nuevo hijo se aproxima de manera más significativa a uno de los dos o en las familias monoparetales si rechaza completamente al padre o madre para centrarse en otro miembro de la familia. Hay que ponerse en su lugar, empatizar, y comprender la necesidad desesperada de sentirse querido, protegido, a la vez que se encuentra en un lugar totalmente desconocido para él o ella.


Después de esa etapa viene otras, que en ocasiones se entremezclan en las que los niños y niñas pueden mostrarse pasivos y deprimidos, en otras agresivos e incapaces de establecer vínculos con la nueva familia.


Fuente: diversas fuentes de internet.

La adopción y la escuela. Escolarización de niños y niñas adoptados. leer +

Juegos, juguetes, muñecos, muñecas multetnicos y multiculturales. leer +

Bibliografia sobre adopción. leer +

Bibliografía de cuentos del mundo. leer +

Referentes de personas adoptadas. leer +