adoptivanet.info

adopción | para principiantes

volver a la página de inicio :: adoptivanet.info

¿Y después? La tormenta


Cuando se termina la luna de miel el niño o niña adoptado empieza a mostrar rabietas, estallidos, rebeliones... Esta es una de las fases más largas y en la que se necesita muchos esfuerzos por parte de todos los miembros de la familia a la hora de saber llevarla y conseguir superarla. Es la fase de la tormenta. Este periodo puede ser mucho más doloroso, pero necesario y al final satisfactorio, siempre que la familia entienda lo que está ocurriendo.


El menor en esta fase pondrá a prueba constantemente a su familia, pondrá a los padres en situaciones límites, los llevará a puntos muy extremos, para probar su amor incondicional. Los cambios que se dan en esta fase son señal de progreso, aunque puede parecer curioso los cambios a peor son un indicativo que el menor se siente seguro y se muestra tal como es.


Este aparente distanciamiento será el inicio de un vínculo afectivo mucho más firme y duradero de lo que puede ser el contacto y la proximidad básicamente física que se había dado durante la luna de miel.


adopción - la luna de miel


El menor empieza a tener conductas no muy adecuadas tanto en la escuela como en casa, esto se debe a los aprendizajes vividos en la infancia. Puede tener cambios de humor y de comportamiento estar muy acaramelado con los miembros de la familia y a los minutos cambiar bruscamente. Aparecen conductas ansiosas debidas a la ansiedad que el menor sufre ante toda la situación.


Estas conductas se dan por transferencias emocionales de la vida pasada, conocerlas ayuda a entender mejor al menor, y no van dirigidas a los nuevos padres. Estos se pueden sentir frustrados ante toda la situación y pensar que el menor les está tomando el pelo y que están perdiendo el tiempo.


A esto debe unirse la elaboración de los duelos, tanto de los padres adoptivos por el hijo imaginado, como el del hijo o hija, por la familia biológica perdida.


La creación del vínculo siempre incluye a tres: los padres, el hijo y los progenitores. Es lo conocido cómo la tríada de la adopción. Este hecho va a marcar la diferencia de la familia adoptiva respecto la biológica. El cómo los padres adoptivos vivan a los otros va a condicionar la relación con el hijo y el vínculo que se va a establecer entre ambas partes.


Hay casos en los que el padre o madre adoptivo no pueden llegar a consolidar la adaptación ya que, después de unas primeras semanas o meses de luna de miel eufóricas empiezan a encontrarse con las dificultades del día a día, no hace falta que el niño o niña tenga especialmente dificultades o presente comportamientos difíciles, sino que es un problema del padre o madre, incapaz de elavorar el duelo por aquello que ha perdido.


Fuente: diversas fuentes de internet.

La adopción y la escuela. Escolarización de niños y niñas adoptados. leer +

Juegos, juguetes, muñecos, muñecas multetnicos y multiculturales. leer +

Bibliografia sobre adopción. leer +

Bibliografía de cuentos del mundo. leer +

Referentes de personas adoptadas. leer +