adoptivanet.info

adopción | para principiantes

volver a la página de inicio :: adoptivanet.info

Baja tolerancia a la frustración


La frustración es una emoción que vivimos todos ante un fracaso cuando una ilusión, una expectativa, una necesidad, un proyecto o un deseo no se cumplen o no se satisface. Es un sentimiento muy habitual, tanto en niños, jóvenes, adultos y personas ancianas. La forma cómo percibimos esa frustración, como toleremos ese fracaso, determinará los sentimientos que nos van a surgir al no poder alcanzar esa meta.


No es la propia frustración la que nos hace sentir mal sino los sentimientos que la acompañan. La frustración nos puede llevar a tener otros muchos sentimientos: la ira, contra los demás y contra uno mismo, el miedo, la tristeza, el resentimiento, el enfado, el mal humor, el pesimismo, la desconfianza, la baja autoestima, la comparación, la depresión, la culpabilidad, el remordimiento, la angustia, la ansiedad y el estrés. Es importante que el niño o niña sea capaz de expresar esas emociones, pero no sobre otra persona.


Hay padres y madres que evitar que sus hijos e hijas sufran frustración evitándoles todas las situaciones en las que podría aparecer, de forma que el niño o niña no está entrenada para afrontar esa frustración y a la mínima experiencia frustrante el niño o niña se siente desbordado


La baja tolerancia a la frustración en los niños y niñas adoptados se deben principalmente a sus experiencias previas que le han enseñado que no puede saber que le depara el futuro, vive en hoy y el presente, por lo que le cuesta mucho ser capaz de esperar. Cuando han necesitado, cuando han deseado, cuando han demandado no se han satisfecho sus demandas, por lo que no esperan que sean satisfechas ahora. Pueden tener cierto sentimiento de inferioridad por haber sido abandonados. Pueden también tener dificultad para expresar sus deseos o sus sentimientos y eso les frustra.


baja tolerancia a la frustración


Algunas de las actitudes que presentan los niños y niñas con baja frustración son por ejemplo conductas de rebelión frente a la autoridad adoptando una postura negativa ante todo, arrojando objetos al suelo cuando no puede hacer algo, rompiendo objetos, encerrándose en si mismo y desanimándose al mínimo obstáculo.


Lo positivo es que se puede enseñar al niño o niña a controlar estas emociones y reconducir la situación para que tenga otras respuestas frente a la frustración. Por ejemplo, cuando no se da una gratificación inmediata a la demanda de un niño o niña se le está ayudando a aprender a esperar y tolerar esta frustración, o cuando se le anima a manejar la situación por si mismo.


También puede interesarte:

Actividades en casa para mejorar la baja tolerancia a la frustración

Cuentos infantiles para trabajar la tolerancia a la frustración

Cuentos infantiles para trabajar emociones y sentimientos


Fuente: diversas fuentes de internet.

La adopción y la escuela. Escolarización de niños y niñas adoptados. leer +

Juegos, juguetes, muñecos, muñecas multetnicos y multiculturales. leer +

Bibliografia sobre adopción. leer +

Bibliografía de cuentos del mundo. leer +

Referentes de personas adoptadas. leer +