adoptivanet.info

adopción | para principiantes

volver a la página de inicio :: adoptivanet.info

Relactación y adopción


La relactación es el método que se usa para que un bebé que está tomando lactancia mixta o lactancia artificial vuelva a tomar el pecho. Esto también es posible en algunos casos cuando este bebe es adoptado.


Antes de empezar a hablar de la relactación en el caso de un hijo o hija adoptado, nos gustaría haceros reflexionar sobre la importancia de la motivación al tomar esta decisión. Igual que las motivaciones que nos llevan a la adopción, y la necesidad de haber superado el duelo por los hijos biológicos que no se tendrán, es importante que la motivación que nos lleva a pensar en la relactación no esté relacionada con ese duelo, con querer reproducir una maternidad biológica. La maternidad adoptiva no es igual a la biológica, no hay embarazo ni hay parto y por tanto las hormonas que inician la producción de leche no están presentes.


Por otro lado la espera para la llegada de una asignación puede ser muy larga y más aún no se puede saber el momento exacto en la que se va a producir.


Es imposible saber la edad del niño o niña, si realmente va a ser por ejemplo un bebé suficientemente pequeño para no haber perdido el estímulo de succión y lo más probable es que esté acostumbrado al biberón. Prepararse para un bebé recién nacido si se tiene un rango de edad más amplio puede estar relacionado con el hijo que hemos imaginado pero que no se va a corresponder nunca al hijo real. Es importante que reflexionemos sobre ello.


La lactancia adoptiva es posible con una preparación previa de la madre adoptiva. Esta preparación puede consistir en la estimulación de los pezones, de dos a cuatro semanas antes de tener al bebé, a través de medicamentos o utilizando un sacaleche durante 10 minutos en los días iniciales, hasta alcanzar con unas 3 horas diarias.


Las hormonas o galactogogos (sustancias naturales o farmacológicas) son dos técnicas muy eficaces que ayudan a estimular la producción de la leche materna. Esta generalmente deberá ser completada con leche de fórmula, por lo menos en sus inicios, para obtener una mayor cantidad de nutrientes en la alimentación del bebé.


Hay algunos factores que influyen en el éxito de la relactación, como el estado de ánimo de la madre, la calidad de succión del bebé y la cantidad de veces que el pequeño es amamantado.


relactar un bebé adoptado


Para relactar la mujer en primer lugar debe estar segura de lo que quiere hacer. Informarse bien de cómo hacerlo con una persona a la que podamos comentarle nuestras dudas y compartir nuestros progresos es importante.


La edad del bebé también influye, cuanto más pequeño mejor ya que sobre los 6 meses el bebé va perdiendo el estímulo natural de succión y un bebé que está tomando biberón y chupete puede tener problemas para agarrarse bien al pecho. Es importante quitarle todo aquello que le puede producir confusión para mamar, chupetes, tetinas, etc... La leche artificial que está tomando se le puede dar con vasito, cuchara o jeringa.


El hecho de que haya mamado con anterioridad facilita también el proceso. Cuanto menos tiempo haga que se suspendió la lactancia más fácil será.


Cuanto más pongamos al bebé a mamar más pronto aumentará la producción de leche. En algunas ocasiones puede ser útil un suplementador. Un suplementador consiste en un recipiente del que salen dos tubitos muy finos que van hasta cada pezón. En el bote se pone la leche artificial, así el bebé toma la leche mientras succiona del pecho y aumenta la producción debido a la estimulación.


Durante el proceso de relactación hay que controlar de cerca el crecimiento del bebé para asegurarse que recibe suficiente alimento.


Una mujer que nunca ha estado embarazada puede relactar y producir la leche suficiente. También lo pueden hacer mujeres que han sufrido una histerectomía (extirpación del útero) o aquellas que atraviesan el periodo de menopausia.


Relactar requiere una gran inversión de tiempo, de paciencia, de disponibilidad física y mucho contacto piel con piel, y mucho apoyo emocional y ayuda real con otras tareas.


También puede interesarte:

Efectos de la desnutrición

Efectos de el abandono

Retraso en el desarrollo


Fuente: diversas fuentes de internet.

La adopción y la escuela. Escolarización de niños y niñas adoptados. leer +

Juegos, juguetes, muñecos, muñecas multetnicos y multiculturales. leer +

Bibliografia sobre adopción. leer +

Bibliografía de cuentos del mundo. leer +

Referentes de personas adoptadas. leer +