adoptivanet.info

adopción | para principiantes

volver a la página de inicio :: adoptivanet.info

notícia - paralización de la kafala de extranjeros y no residentes en Marruecos

30/10/12


La kafala es un sistema de protección de la infancia en situación de abandono o huérfana que se aplica en los países islámicos. En estos países no suele existirá la adopción, salvo alguna excepciones, y la máxima figura de protección para estos niños y niñas es la kafala.


Desde finales de los 90 se han realizado algunas kafalas desde España, especialmente en Marruecos, pero ha sido los últimos 3 años cuando el número de demandas de kafala realizadas por españoles en Marruecos ha sufrido un gran incremento por diversos motivos.


Por una parte los procesos en países en los que tradicionalmente se realizaban adopciones han cerrado la adopción internacional o han endurecido sus requisitos para adoptar, o las esperas para una asignación se han alargado tanto que hace que las familias descarten adoptar en ese país, o los menores que pueden ser adoptados no cumplen el perfil para el que la mayoría de familias se ofrece (es decir, menores de 3 años y sanos).


Por otra parte, Marruecos, está muy cerca de España, los viajes, si deben hacerse barios, son asequibles y permiten a la familia estar en contacto con el niño o niña durante le proceso facilitando la integración posterior en la familia. El proceso además se tramita "por libre", es decir no es necesario al intervención de una Ecai (Entidad de Colaboración para la Adopción Internacional), ni siquiera es necesario contratar un abogado en el país para realizar los trámites ya que la misma administración marroquí, con un poco de paciencia, puede realizar todo el proceso. Estos dos factores hacen principalmente que los costes de una kafala en Marruecos sean mucho menores que los costes de una adopción internacional en otro país y en un momento de crisis económica, eso ha hecho que muchas familias dirijan su mirada a este país para ir a buscar a sus futuros hijos o hijas.


En Marruecos además el número de niños abandonados cada año es muy importante, el número de niños que viven en instituciones de beneficencia y que pueden ser kafalado es muy importante, y estos niños suelen ser pequeños y suelen tener un buen estado de salud… Hablamos de niños si, no de niñas, ya que la mayoría de niñas son kafaladas rápidamente por los propios marroquíes.


Pero en el mes de setiembre salió una circular firmada por el Ministro de Justicia, Mohamed Ramid, en la que se transmitía a los Procuradores (una figura similar a un fiscal en España) que no era conveniente dar la autorización para la kafala a familias residentes en el extranjero ya que no era posible controlar que se cumplieran con los requisitos de kafala por parte de estas familias y que era imposible retornar a los menores a Marruecos si, por los motivos que estipula la ley, debía revocarse la kafala.


A partir de esta circular han sucedido muchas cosas, la mayoría de Comunidades Autónomas han dejado de emitir Certificados de Idoneidad (o de Adecuación) para kafala, evitando así que más familias se vean afectadas, y principalmente se han paralizado todos los procesos de kafala iniciados por extranjeros, en cualquier fase del proceso y en todas las ciudades de Marruecos. Esto ha afectado a familias que esperaban asignación pero mayoritariamente ha afectado a familias que tenían asignación y ya conocían la niño o niña asignado.


notícia

Deberíamos hablar de los antecedentes que han desencadenado en esta circular pero estos antecedentes en conjunto solo los puede conocer el mismo ministerio.


La decisión de dar o no la kafala a una familia recae en el Juez de Menores del Tribunal donde reside en niño o niña, este debe pedir una investigación de la familia a distintas autoridades locales (policía, municipalidad, servicios sociales y representante religioso) y esta investigación es ejecutada a través de los Procuradores. El problema en estos momentos es ese punto del trámite.


Un juez puede dar la kafala sin esa investigación, de hecho uno de los antecedentes que ha degenerado en esta nueva situación ha sido ese, en una ciudad concreta donde hace años que se realizan un gran número de kafala (principalmente por familias españoles pero también francesas, suizas, belgas, etc..) el Juez daba las kafalas sin el informe del Procurador ya que este se negaba a hacer estos informes para extranjeros. No es nada ilegal sino que, cómo en cualquier proceso judicial, el juez interpreta la ley y si se dan los requisitos para entregar una kafala puede darla. De hecho hay otras ciudades pequeñas donde se daban también kafalas sin realizar todas las investigaciones o siguiendo un proceso distinto.


A este factor se unió el problema con los seguimientos de los menores. Los seguimientos de menores en kafala son obligatorios según lo establece la ley y es el Juez quien debe pedirlos a través del Procurador, que es siempre el ejecutor de lo que decide o necesita le Juez. Estos seguimientos deben hacerse en la kafala nacional a través de los servicios sociales o en algunos casos a través de la policía, pero no suelen hacerse. En el caso de los residentes en el extranjeros, sean marroquíes o extranjeros, los seguimientos se hacen a través del Consulado de Marruecos al que pertenece el lugar de residencia de la familia. Estos seguimientos en su mayoría no se han pedido, seguramente por una falta de cultura del "seguimiento post-adoptivo" que existe en Marruecos en general, y por otra parte porque los jueces que dan las kafalas a extranjeros lo hacen porque consideran que los niños y niñas estarán bien atendidos. Por desgracia los pocos seguimientos que se han pedido a los Consulados no llegan nunca a los jueces, los motivos no los sabemos, quizás desidia de los responsables en los consulados, quizás se pierden como se pierden muchos documentos cada día en Marruecos.


Los seguimientos son importantes y deberían hacerse, igual que se hacen en la mayoría de países extranjeros en los que se adopta desde España.


Concretamente, y para seguir con el ejemplo paradójico de la misma ciudad, el Juez no pedía los seguimientos y por tanto todos esos niños que fueron dados en kafala sin tener el informe favorable del Procurador no han tenido un seguimientos posterior.


En noviembre de 2011 se celebraron las elecciones generales en Marruecos y el partido ganador fue un partido islamista moderado, Partido de Justica y Desarrollo, y en los meses siguientes se produjo cierto movimiento de jueces y de procuradores en los tribunales marroquíes. Concretamente, y siguiendo con el ejemplo, el Juez que había dado las kafalas a extranjeros dejó de ser juez de menores y el nuevo juez decidió que no iba a dar kafalas como hasta entonces sin el informe del Procurador. Esto dejó, mucho antes de la circular adecenas de familias paralizadas en esta ciudad, con niños asignados y nuevas familias a las que se fue asignando aún y la paralización de las kafalas.


Realmente cuando esta situación llegó al Ministerio de Justicia y fue evaluada… Era evidente que necesitaba un estudio, cómo mínimo un tiempo para estudiar qué pasaba con los seguimientos y para igualar criterios en los distintos tribunales… eso parece lógico y lo más sensatos, por lo menos si se quiere garantizar la seguridad de estas kafalas. Quizás alguien se pregunte porque no se había hecho antes, pues porque no se habían dado todos estos factores juntos anteriormente


En el Salón de la Infancia y la Kafala celebrado en Casablanca en octubre, algunas asociaciones allí presentes se unieron para realizar una petición al Ministro. En esta petición se pide que no se paralicen las kafalas ya empezadas para evitar la separación de los niños de las familias que ya han empezado su vinculación, pero principalmente se pide que haya más medidas para garantizar que los niños y niñas no crezcan en centros y que los que tengan que hacerlo lo hagan en unas condiciones dignas, que según estas asociaciones no se pueden dar en estos momentos.


Marruecos va hacía el camino de poder cuidar de sus niños y niñas abandonados, pero para llegar a eso, a parte de no permitir la salida de menores del país, deben adoptarse otras muchas medidas, y de esto es de lo que se quejan las asociaciones marroquíes. Estas asociaciones encargadas de administrar los centros saben que no van a tener medios para cuidar de esos niños, muchas veces los centros solo tienen niños hasta 6 años ¿qué va a pasar con los niños que no encuentren un centro a partir de esa edad? Los números que manejas estas asociaciones son desoladores. Realmente este es el drama humano, no como están enfocando algunos medios un número bastante pequeño de familias que tiene niños asignados, que es un drama para esas familias, pero niños van a seguir quedando en los centros de Marruecos aunque adopten un número determinado de extranjeros, esa es la realidad de la adopción internacional.


La decisión de permitir la kafala a residentes en el extranjeros es una decisión de Marruecos y las familias deberán acatar lo que Marruecos decida, si decide que por cuestiones humanitarias estos niños asignados a familias extranjeras puedan salir de Marruecos con los kafil que hace meses que conocen, lo decidirá Marruecos. Los estados extranjeros podrán hacer de mediadores si se quiere para asegurar que se realicen los seguimientos o que se den las garantías legales para la kafala, pero la decisión es de Marruecos y todos esperamos que decidan pensando en el mejor futuro para estos niños y niñas.


Fuente: diversas fuentes de internet.

La adopción y la escuela. Escolarización de niños y niñas adoptados. leer +

Juegos, juguetes, muñecos, muñecas multetnicos y multiculturales. leer +

Bibliografia sobre adopción. leer +

Bibliografía de cuentos del mundo. leer +

Referentes de personas adoptadas. leer +